lunes, 10 de junio de 2013

Jigokudani Yaen Koen - Valle del Infierno.

Jigokudani Yaen-Koen

Tal vez el nombre espante, pero los primeros moradores designaron de esta manera a una zona del norte de Nagano, un valle situado en el río Yokoyu a 850 metros de altura, donde el vapor de las entrañas de la tierra se eleva amoroso y gentil entre la agreste y hostil geografía, creando una imagen de misterios, de contrastes y de temperaturas extremas.
Cuando las montañas y sus bosques se cubren de un grueso manto de nieve y de silencio, de entre la bruma descienden, de todos los puntos del valle, los monos salvajes que habitan las alturas.
Esta comunidad de macacos de cara roja (Macaca fuscata), durante los meses de clima afable, recorre los montes alimentándose de todo lo que encuentra: hongos, frutos y pequeños animales. Pero al llegar el invierno y con él la hambruna, todas las madrugadas descienden del vacío buscando los onsen y la comida que les dan los cuidadores del parque, y allí permanecen gran parte del día  sumergidos en los estanques de aguas termales para vencer el frío y preservar su vida. Al caer la tarde, retornan al camino y  desaparecen entre la niebla helada para dormir sobre las peladas ramas de los árboles.
Pueden reunirse cientos de macacos en un pequeño perímetro, éstas manadas están formadas por grupos y son liderados por un macho. Éstos, a medida que se van alejando del centro de las aglomeraciones tienen una posición menor en la jerarquía. Las hembras también tienen su propia jerarquía y son las responsables de transmitir toda la enseñanza a sus crías. Cuando una madre muere, otra se responsabiliza por la cría. El Macho también cumple la función de protector.
Para combatir el frío la madre naturaleza los ha dotado de una peluda piel que los defiende de las inclemencias del clima. El intenso color rojo de su cara se debe a una mayor red de pequeñas venas que transportan sangre suficiente para mantener la temperatura corporal, tanto en las manos como en las nalgas y los pies.
Estos macacos son sociables, comparten con nosotros su tiempo y espacio; son ellos tolerantes y son ellos quienes con comprensión tienen la dulce paciencia de regalarnos una pose para nuestro deleite, siempre y cuando nuestra presencia y curiosidad no los intimide. Es apacible observarlos, sin duda te cuestionarás y puedo asegurarte que de regreso a casa, habrás revelado el misterio de vivir en paz con tus semejantes.
Toda esa belleza, que de tan enorme es invisible a los ojos, está ahí en el Valle del Infierno, donde unos macacos de cara roja han aprendido a vencer el frío y la mano dura del hombre, la más temida, la que más espanta…

Jigokudani Yaen-Koen





domingo, 18 de noviembre de 2012

Heirinji 平林寺

Heirinji Templo Zen.
Es un santuario con más de 600 años. Se encuentra en Niiza, Saitama y divisa con Tokyo.

El templo original, fue construido en el año de 1375 por Sekishitsu Zenkyu pero fue destruido en el año de 1590 por Toyotomi Hideyoshi  en una época en el que el budismo era perseguido.
Fue reconstruido en 1603 por Tokugawa Ieyasu y fue trasladada a la ciudad de Niiza sesenta años después.
El Santuario, Está rodeado de bosques (reserva natural) campanarios, escuela (que aun continua formando monjes), Biblioteca, jardines y cementerio.

Independiente de toda religión y creencias, el lugar nos separa del mundo del que salimos al atravezar sus portales. Aquí no sientes doctrinas, ni reglas urbanas. Aquí, florece tu conciencia y te comunicas con tu interior, formas parte de todo lo que te rodea; la arquitectura de madera, las construcciones en piedras (muy rústicas), el follaje de los árboles, la tierra, el agua, el aire y la energía de los ancestros; entrando así, al cause del verdadero ritmo del tiempo y le das importancia hasta a la más simple piedra.
Es apacible.....

Heirinji nos seduce en épocas de Otoño, la tierra el aire y el agua, se abren de brazos abiertos para sentir el roce de sus hojas coloridas. Es un buen tiempo, demasiado bueno para reinventarse!

Cuando llegué al Santuario, percibí movimiento por los pasajes, mujeres vestidas con atuendo típico japonés andaban en grupos y se dirigían a un salón. Era un día especial, la Ceremonia del Té.

ICHIGO-NO-ICHIE 一期一会 

Literalmente traducido como "Una vez" ó "Un encuentro". Es un término japonés y una costumbre de siglos atrás.
Esta ceremonia, hace recordar a los participantes que, cada encuentro de Té, es único. Esta ceremonia se realiza a puertas cerradas.

Sou Mon 総門 
Esta esta es la entrada principal al templo con caligrafía en oro y techo de paja a dos aguas.

San Mon 山門 
(Vista frontal, con sus estatuas, guardianes que custodian el templo)

San Mon 山門 
(Vista posterior)

Estrechos pasajes que nos llevan a los distintos lugares del Santuario.

Farol rústico en piedra.

Tai Kei Dou 戴渓堂
Campanario (Vista frontal)

Tai Kei Dou 戴渓堂
Campanario (Vista lateral)


 
 Hon Dou 本堂
(Sala Principal)


Uno de los salones, donde fue realizado la Ceremonia del Te.

Parece ser una charla amena... :D

Un interno realizando su servicio de limpieza.
Es una área donde sugieren no ultrapasar, mas no lo prohíben.

Una visita a los ancestros.
 
歴代塔所 
Torres 
(ornamentos típicos de santuarios-cementerios)

El valor de la entrada es de 500 yenes. Hay guías que cuentan toda la historia. A pocos metros hay estacionamiento para carros (500 yenes) y la estación también se encuentra muy cerca.

Espero haberles gustado este post, les recomiendo hagan una visita, no se arrepentirán.

Dirección del lugar:
Cod.Postal 352-0011
埼玉県新座市野火止3-1-1
(Saitama-Ken, Niiza-Shi, Nobidome 3-1-1)


jueves, 8 de noviembre de 2012

Shiobara 塩原

Y al fín llegó el Otoño...

Este año vino con atrazo, pero ya extendió sus velos de colores empezando por todas las altas montañas. Es místico!, éste colorido se mezcla con la neblina típica de la estación, porque Noviembre...Noviembre es casi imprevisible el tiempo que nos puede regalar; generalmente garúa, nos cubre de cielo gris y empezamos a sentir el frio en la piel.

Una hoja de Otoño es lo más parecido a un corazón maduro de carencias, pero ávida y generosa, con las ganas de vivir un sueño... 
Contemplarla tal vez sea una disculpa para algún encuentro; para unas palabras, para la complicidad, para estos días fríos que nos toca vivir.


Shiobara-Kouyou-15

En la provincia de Tochigi, En la ciudad de Nasushiobara, existe un pueblito llamado Shiobara. Este pueblo vive su explendor en épocas de Otoño, visitantes de distintos puntos del país se reunen en este punto turístico, atraídos no solo por la belleza que esta estación nos brinda; sino, porque es una tierra de aguas termales.

Les sugiero, comiencen su reccorrido por las montañas muy tempranito e ir bajando hacia la ciudad, puesto que la luz del día, se va apagando en lo alto.



No he podido explorarla totalmente, es necesario otra visita, pero aquí les traigo unos clicks a unos pasajes que me parecieron muy acogedores, muy románticos para una caminata a dos.


Este es un puente de uno de los pasajes mas lindos que ya visité; muy tranquilo, acogedor, romántico...Cruzando el puente, hay una pequeña poza de aguas termales, muy rústico y al aire libre. No pude darle un click, puesto que había una persona (como vino al mundo :-P) disfrutando de su baño.


Este mirador, fue lo que más me agradó del lugar, se encuentra justo sobre el Onzen (poza de agua termal) y se puede contemplar todo el colorido del valle.


La cascada está escondida, no me esperaba encontrarla, ella se encuentra bien al lado del pequeño puente que les muestro en la fotografía de arriba.
Como fue un paseo repentino, más adelante les estaré informando con más detalles los nombres de los lugares y cómo llegar.



Y aquí terminó mi andanza, llevé conmigo una sensación intenza; muy entera de alma y mucha ilusión; como esta cálida hoja que cumple su misión en la naturaleza hasta desprenderse de su árbol y dejarlo despoblado, para éste guardar energías, energía que para nosotros es sinónimo de esperanza, para que así, en el aire fresco de la próxima primavera, nos haga volar sus semillas.

Cómo llegar de tren.


Ver mapa más grande

Cómo llegar de carro.
 

Ver mapa más grande

martes, 9 de octubre de 2012

Hidaka Kinchakuda-Saitama (日高巾着田埼玉)

He estado bastante ausente...
Pero les he traido para que conozcan este lugar, que se encuentra en mi provincia Saitama, Hidaka Kinchakuda.
Spider Lily en inglés, Higanbana en japonés; es la flor protagonista de esta temporada. La denominan tambien como la flor del infierno o flor del equinoccio. Como sabemos, El equinoccio se presenta dos veces al año en la tierra y es cuando aparece esta flor; para el cambio al frío....espero yo no aparecer en cada equinoccio para traerles algo :D

El día que fuí, el clima estaba indeciso, no sabía si permanecer lloviendo o regalarnos la tarde soleada; pero igual, me fuí a robarle algo al día con la idea de regresar con una foto siquiera. Quería aprovechar en robarle unas lágrimas al tibio tiempo que se despide...
Quizá sea por mi estado anímico por la cual, me encanta tanto esta imagen, quizá sea porque no me agradan las transiciones, la espera, la incertidumbre de este tiempo pobre de colores. Esperemos pues que llegue el invierno a pintarnos los árboles y poner movimiento a las calles con sus danzarinas hojas, a coger un cobertorsito y calentarnos la tarde frente a la ventana.


Para serles sincera, poco me gusta la cantidad. La cantidad de flores; porque no se aprecia una. La cantidad de aves; porque expelen un olor fuerte. La cantidad de insectos; porque me exasperan, la cantidad de gente; porque murmuran....la cantidad de palabras; porque no es lo mismo a comunicarse bien...

 

En toda esa gran melena roja desordenadamente impecable de la naturaleza, habían unas poquísimas blancas que llamaban la atención y lo que más me llamó la atención fue, que tan solo ví una pequeña mariposa fugaz y medrosa que se me perdió de un click.

Aquí les dejo el mapa partiendo de Tokyo.
Y bueno! por aquí me despido! un beso enorme y espero gusten del post.
Aun tienen una o dos semanas para visitar el lugar. Anímense!
Cómo llegar AQUI.

 
Ver mapa más grande

martes, 20 de diciembre de 2011

Monte Fuji - 富士山

Fuji-San, Montaña imponente, con perfil majestuoso que, en tiempos de frío, su pico atenuado, se reviste de blanca nieve. 
El, es bañado por cinco viejos lagos, que en tiempos pasados fue una sola cuenca, divididos asi, desde la prehistoria, por los flujos de lava del mismo viejo y sabio Fuji.
Se dice, que tres de estos lagos, comparten ríos subterráneos, ya que mantienen el mismo nivel de agua. Los cinco lagos que conforman el Fujigoko son: Motosusko, Kawaguchi, Motosu, Shoji y Yamanaka.

Desde los tiempos antiguos, la civilización japonesa ya lo contemplaba y era ispirador de poemas, haikus y grandes obras de arte. Matsuo Basho, no los recuerda en sus Haikus; en tan pocas letras, todo el sentir de la naturaleza.

Día de apacible felicidad
el Monte Fuji velado
por una lluvia brumosa.
(Matsuo Basho)

El Mt Fuji, nos afrece su esplendor en las cuatro estaciones del año, teniendo cada una su peculiar belleza, pero la mejor temporada para encontrar un cielo azul despejado y la nitidez para admirar la montaña, es en época fría, Otoño-Invierno; ya que en tiempos de calor, la humedad crea vapores y nubes cargadas, dificultando la visión.

Es preciso acudir al lugar muy temprano; es más! amanecer con él, embriagado del frio viento que nos sopla el Lago Motosuko y esperar los primeros tímidos rayos del sol despuntando a sus espaldas; es preciso de quietud y sentir el movimiento de la tierra y ver la ilusión del Sol rotando sobre la cumbre y captar los suaves matices en un acto confabulado entre el Sol, el Cielo, Motosuko y el Fuji...

_DSC5399
Este camino,
ya nadie lo recorre
salvo el crepúsculo.
(Matsuo Basho)
_DSC5414-2
A la intemperie,
se va infiltrando el viento
hata mi alma.
(Matsuo Basho)
_DSC5596
En la temporada fría, las aguas de la Tierra permanecen quietas, cristalinas y densas, debido a la baja temperatura; lo que deja, es una mejor visibilidad en la lente de la cámara fotográfica Y el Lago Saiko sirvió de espejo para reflejar la suavidad de sus líneas.
_DSC5563
Fuji San se encuentra en la prefectura de Yamanashi, pero lo podemos apreciar de distintos lugares alrededor de la prefectura; pero es aquí, donde él descansa y observa sereno a los pobladores de las aldeas, guardando consigo cada historia, cada sentir y los misterios de toda su vida sobre la faz de esta tierra, en su propio corazón... incandescente.

Espero que les haya gustado.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Otoño.

El otoño, aquí en el Hemisferio Norte, se nos despide con sus fuertes vientos, vientos que calan sentimientos, dejándonos desnuda la nostalgia. Este Domingo que pasó, tuve un tiempito para darle un Click! a lo poco que me dejó los vientos y se los he traido; solo espero, que en el transcurrir de los días, aun consiga captar novedades otoñales...
_DSC5264
Quién no se ha identificado con los árboles, con sus pocas hojas, con toda esa fortaleza y a la vez fragilidad?
_DSC5202
Los árboles se despojan de sus hojas para guardar energía y encarar el invierno que ya acecha; manteniéndose quieto, en una linea casi imperceptible de vida, hasta que llegue la primavera con su tibia temperatura; particularmente, me identifico mucho con ellos. Es mi época de pequeños pasos, justos, precisos, para no tropezar, porque ya no tengo tiempo de enmendar errores y es ésta la estación, que me la recuerda; en cada hoja que vaga y se arremolina.
_DSC5208
Aquí en Japón, el árbol símbolo del otoño es el Momiji (Arce) y asi, como el Sakura (Cerezo) en la Primavera; lo encontramos alrededor de los templos y por supuesto, en parques también. Y así como el Hanami (fiesta de las flores en la primavera) está el Koyo (la fiesta del colorido de las hojas en el otoño)
_DSC5308
Una de las cosas que me agradan del pueblo japonés es, la gran espectativa por cualquier manifestación de la Naturaleza y la disfruta ampliamente; ellos, tienen una forma peculiar de convivir en paz con ella (la naturaleza) y en cualquier rincón, por más tecnología y avanzada arquitectura que tenga, existe un cantito donde veneran a nuestra Madre Naturaleza.
_DSC5290
El Ichou (Ginkgo) Es uno de los árboles característico también. Este árbol es hermoso, sus hojas se mantienen amarillas por mucho tiempo y caen todas al mismo tiempo, dejando bellas las calles, con una alfombra dorada. Se dice, que después de la bomba atómica en Hiroshima, estos árboles fueron los únicos que quedaron en pie cerca del epicentro.
_DSC5275-2

jueves, 1 de diciembre de 2011

Kesennuma Miyagi

Diciembre se llena de nostalgias, para aquellos que vivimos fuera de nuestros hogares, de donde salimos por alguna razón y generalmente, son los recuerdos infantiles los que nos hace querer volver a ellos, para sentir aquel calorsito que, en algun momento de nuestras vidas quedará grabado tan solo en nuestra memoria; solo que ésta, muchas veces nos traiciona y nos quedará recurrir a una vieja memoria impresa, como la fotografía.
En Marzo de este año, en el país que resido, nos abaló un desbastador terremoto, que a su vez, lo poco que aun quedaba, lo arrastró un tsunami, ni que hablar de la radiación que silenciosamente, aun continua como un fantasma.
Todo el litoral Noreste fue severamente destruido y lo que pude presenciar después de cinco meses de la catástrofe, fue aterrador. Jamás, jamás en mi vida, le había dado tanto sentido a la palabra desamparo; eran ciudades enteras... desamparadas.
Los habitantes aun vuelven a casa, a sus casa destruidas en busca de algun objeto, de algun trozo que formaba parte de algo, algo que muy poco dejó ese mar negro, que literalmente borró toda sus vidas.
La gente rescataba algunas fotografías, memorias impresas, táctiles para poder aferrarse a la vida, porque lo perdieron todo.
Aquí unas fotografías que pude realizar y que, por consideración y respeto, no registré expresiones humanas.

_DSC2041  
Estos botes, está en plena calle que un día fue transitada, después de cinco meses, no hubo cambios significativos, que pudiera dar indicios de prosperidad en esta zona. Pero sin duda, hubo cambios en el modo de pensar de los habitantes, particularmente, tuve una gran experiencia con estas visiones.
_DSC1919  
Esta moto me llamó mucho la atención, puede verse que ha sido "rescatada", puesto que al lado de ella se encuentra el asiento. 
Aquí hubo una avenida transitada, fue aquí, que ví a un hombre que corría para ejercitarse, tal vez era su rutina antes del desastre.
Y qué hacer con todo esto? a dónde llevarlo?
 _DSC1899 
La reconstrucción es lenta, demasiado lenta, para los ojos de los moradores.
 _DSC2053
Sin embargo, hubo una familia que nos acogió; buscabamos un lugar para restaurarnos del viaje largo y cansado, preguntamos a un morador si nos podía indicar una posada y nos brindó su casa, su casa intacta frente al mar, el mismo mar que se llevó a sus dos vecinos de al lado, nos contó su historia, con los ojos llorosos pero dispuesto a continuar a la lucha y ayudar a los demás.

La ciudad fue invadida por gaviotas y por un olor pestilente que expelía las aguas estancadas.

No se cuánto haya podido cambiar la ciudad después de mi visita, lo que sí se es, que si regreso, quiero tener la seguridad de encontrarla renovada.